blog twitter
En defensa del elegido Christian Grey

El día de hoy el mundo se vio tambaleado de sus rodillas, y no por un temblor, ni por nada que se haya dicho en el Informe, pero por la noticia de quiénes serán los actores que darán vida a Anastasia Steele y Christian Grey en la versión cinematográfica de ’50 Shades of Grey’.

 

Charlie Hunnam, el nuevo Christian Grey

Charlie Hunnam, el nuevo Christian Grey

En resumen, Universal Pictures se fue por las caras frescas y no los nombres reconocidos. Como la virginal (pero no por mucho tiempo) Anastasia Steele, la hija de Melanie Griffith, Dakota Johnson, se quedó con el papel –que si me hubieran preguntado a mí, claramente se lo hubiera dado a Emily Browning, pero ésa es otra historia. Y como el magnate sádico por excelencia, Christian Grey, el actor Charlie Hunnam fue anunciado como el responsable de llevar las esposas a la cama. Y he ahí la verdadera polémica…

 

Platicando con mis allegados más cercanos la noticia les cayó como balde de agua helada (muy ad hoc con ’50 Shades’). Todas, absolutamente todas querían ver en los zapatos de Christian a Matt Bomer. Y lo entiendo. El hombre es guapo, sabe usar un traje como nadie, está de moda y cada que sonríe nace un pony en algún establo. Todo eso lo entiendo. Pero si somos honestos…Matt Bomer jamás fue la opción.

 

Olvídense de su salida del clóset, eso es lo de menos. Yo no estoy en contra de que un actor gay pueda realizar el papel del macho alfa más macho alfa de la manada, digo, ¿qué hubiera sido del rol del galán en cine sin Rock Hudson? Pero sí hay una razón de importancia por la que Matt seguramente fue tachado de la lista muy prontamente en el proceso de selección: ‘White Collar’. ¿Cómo iniciar una franquicia de cero utilizando a un actor que está tan identificado con un personaje como el de Neil Caffrey? La respuesta es im-po-si-ble. Mientras ‘White Collar’ siga siendo un éxito en televisión, Bomer es un estafador con una obsesión por las fedoras y nada más. Y lo mismo va para Ian Somerhalder (otro de los candidatos fuertes) con su Damon Salvatore, Alexander Skarsgard con su desnudo revolucionario en ‘True Blood’, y para Robert Pattinson que es (y será por mucho tiempo) Edward Cullen.

 

Matt Bomer, Ian Somerhalder, Stephen Amell, Alex Pettyfer

Matt Bomer, Ian Somerhalder, Stephen Amell, Alex Pettyfer

Christian Grey necesitaba de una cara que pudiera ser SU cara desde el segundo uno.

 

¿Quiénes más quedaban como opciones? Vamos a ver. Stephen Amell, aunque también tiene un programa de televisión, no está tan identificado con Green Arrow como otros en la lista con los personajes que les dieron la fama. Pero precisamente porque Stephen tiene una serie apenas en la segunda temporada no era momento para que el actor firmara un contrato que lo atara a cuatro secuelas y horas interminables de giras de promoción. Imposible.

 

¿Alex Pettyfer? Nadie quiere trabajar con Alex Pettyfer. En Hollywood, susurrar su nombre es como gritar el de Lindsay Lohan. Los directores le dan la vuelta, le llaman “El chico malo de la industria” y finalmente…ni siquiera es tan buen actor y dependiendo del ángulo puede llegar a parecer un adolescente de 15 años. Descartado.

 

¿Channing Tatum, Ryan Gosling, Michael Fassbender? Los tres hubieran podido ser buenas opciones. Pero estamos hablando de nombres que ya son sinónimo de monstruos y que probablemente hubieran distraído la atención de lo que Universal realmente quiere: impactar con la trama sexual de la novela.

 

Si nos vamos a ésas, no es tan ilógico que Charlie Hunnam se haya quedado con el papel. Y no me lo van a creer, pero minutos antes de que se hiciera el anuncio oficial, yo ya tenía 20 pesos en las manos a punto de meterlos a una quiniela apostando todo o nada por su nombre. Pero de última instancia me fui con Stephen Amell. Así que no, no soy rico por el momento.

 

Sí, Charlie Hunnam también es guapo

Sí, Charlie Hunnam también es guapo

¿Por qué Hunnam es buena idea? Muchos lo tenemos identificado con Jax Teller de ‘Sons of Anarchy’ y he ahí lo maravilloso de la situación. A diferencia de un Matt Bomer cuyo personaje en ‘White Collar’ también usa trajes y se ve siempre impecable, Jax jamás sale de sus barbas mal cortadas, el pelo largo, sus chamarras de piel y una moto bajo el brazo. Transformarlo en Christian Grey es francamente convertirlo en otra persona. Nadie va a estar en la sala de cine pensando, “A mí no me engañan, ése es Jax”.

 

Por otro lado, aunque Pacific Rim (de Guillermo del Toro) resultó un fracaso en taquilla, el nombre de Charlie Hunnam empezó a sonar en rincones donde no se escuchaba desde…desde siempre, básicamente, porque en ‘Children of Men’ y ‘Hooligans’ jamás consiguió el papel protagónico. De pronto como Raleigh Becket, Hunnam le dijo a Hollywood: “Puedo cargar con el papel estelar. Puedo funcionar como héroe, puedo enamorar a la chica, y puedo verme increíble haciéndolo.” Y Hollywood le creyó. Al menos Universal Studios.

 

Mi blogguero favorito de cine, Hansel sin Gretel de ‘El Séptimo Harto’ diría que Charlie Hunnam no sabe actuar, no tiene el suficiente ángel (lo sé porque ya tuvimos esa conversación luego del estreno de Pacific Rim), pero yo me pregunto lo siguiente, ¿es realmente necesario tener a un ganador del Oscar haciendo un papel que fue escrito por una mujer (E.L. James) que inició su carrera haciendo fanfics de ‘Twilight’ en foros de twihards en Internet? No lo creo. Aquí la pregunta importante es, ¿se ve bien sin camisa? La respuesta es sí. ¿Es una cara suficientemente conocida/desconocida como para darle punch a la franquicia? La respuesta es sí. ¿Después de seis temporadas de una serie que en cualquier momento anuncia su final va a tener el tiempo para hacer todo lo que el contrato de ’50 Shades’ requiera? La respuesta es ¡Sí!

 

¿Qué “no” le ponemos a Charlie Hunnam?

 

¡Háganme saber sus opiniones a mi cuenta de Twitter @Iv_Moony!

 

 

 

141 Comentarios imprimir Imprimir

¿Cómo no amar a Ashley Benson?
Ashley Benson. La recordarán por la serie Pretty Little Liars, y la película Spring Breakers.

Ashley Benson. La recordarán por la serie Pretty Little Liars, y la película Spring Breakers.

Acabo de leer una publicación en Instagram que me hizo llegar a esta brillante conclusión: Simplemente no es posible no amar a Ashley Benson. Puedes odiar a una Kristen Stewart, puedes reír de una Lindsay Lohan, puedes tenerle miedo a una Amanda Bynes. ¿Pero a Ashley Benson? A Ashley Benson sólo le abres los brazos de tu corazón y la estrujas hasta que reviente.

 

¿De dónde el fan from hell?, se preguntarán ustedes. Antes que nada no soy fan from hell, ni me dedico a acosar lo que hace o deja de hacer Ashley Benson en sus redes sociales; de hecho, de no haber sido por una amiga jamás me hubiera enterado del post que provocó este escrito. Pero sí veo ‘Pretty Little Liars’. Lo veo desde hace alrededor de dos años y lo encuentro increíblemente adictivo. Es una de esas series, ¿saben? Una que no puedes parar de ver pese a que tu cabeza te está diciendo “ve al baño”.

Pero esto no es sobre Hannah Marin (personaje de Ashley Benson en la serie) es sobre la actriz lejos de las cámaras. Una que se dedica a acompañar a Selena Gomez a todo tipo de bacanal, una que le entregó su corazón a James Franco (pese a que probablemente escuchó su poesía) y una que llega con gorros tejidos de nieve a la alfombra roja. A Ashley Benson la define una frase…”le vale”.

 

¿No es increíblemente refrescante? ¿Una actriz en Hollywood que no viva preocupada por el cómo se ve y lo que aparenta? Pero tampoco una apática de mal carácter (te estoy viendo a ti Shia LaBeouf), simplemente una despreocupada por las nimiedades de la vida frente a las cámaras. ¡Vaya! Lo que el doctor recetó a Hollywood.

 

Y en esta absitnencia de la píldora del “qué dirán”, la razón y motivo de este post es finalmente la imagen que Ashley Benson subió el día de hoy a Instagra. Una que nos recuerda el tipo de persona que es y lo poco necesitada que está por aparentar ser perfecta. Esto es la carta que de niña le escribió al hada de los dientes. Y dice algo así:

Del Instagram de Ashley Benson

Del Instagram de Ashley Benson

 

“Estimada Hada de los Dientes, estaba lavando el diente que se me cayó y estaba escurriendo la pasta de dientes y mi diente se cayó por el lavabo. Estaba llorando tan fuerte que se me irritaron los ojos de las esquinas. Espero poder sacar mi diente del lavabo. Lo voy a intentar sacar mañana con mi papá, pero dado que perdí mi diente hoy, ¿me puedes dar mi dinero esta noche? Lo que realmente quiero es encontrar mi diente porque ese diente es muy importante para mí porque es mi último diente picudito. Deseo encontrar mi diente. Para el Hada de los Dientes – De Ashley Benson.”

 

Ahora lean eso con voz de (estoy pensando) niña de cuatro años y pregúntense, ¿es  posible no amarla?

1 Comentarios imprimir Imprimir

¿Quién me cambió a Amanda Bynes?

¿Ubican esta leyenda urbana que dice que Paul McCartney murió como en los 60, y el que conocemos hasta hoy es sólo un farsante imitador que alguien consiguió para cubrir al verdadero? Bueno, pues tengo la impresión de que algo muy parecido sucedió con Amanada Bynes.

Ay Amanda, ¿qué te pasó?

Ay Amanda, ¿qué te pasó?

 

¿Ustedes lo entienden? Todavía hasta hace unos meses, Amanda era la dulce niña con cara de personaje de Wallace & Gromit que estelarizaba “What I Like About You” con chistes rosas y tank tops color blanco. La misma que salía de Penny en “Hairspray” de dos coletas y en “Easy A” de la líder cristiana preparatoriana. La que cantaba afinadito, se cortaba el pelo y parecía monaguillo y anduvo con Frankie Muniz. La que básicamente daba la impresión de no poder matar una mosca sin después recibir dos años de terapia.

 

Perdón, pero la actual Amanda Bynes ¡no es mi Amanda Bynes, señores! Alguien me la cambió, y si somos sinceros hizo un peor trabajo que Madame Tussauds con la estatua de cera de Rob Pattinson.

 

¿Qué Chris Brown golpeó a Rihanna por ser fea, Amanda? ¿Es real que ya llegamos a ese punto de “me excuso tras mi locura” en el que incluso ya es válido atacar a otras estrellas donde más duele? Hasta en los deportes ese tipo de movimientos tiene un nombre y ese sería “faul”, mi estimada faux-Bynes.

 

No, no necesitabas una operación de nariz; sí, los piercings sobre tus cachetes te hacen parecer la hija putativa de Hellraiser con Snooki, y no, esas extensiones de pelo no te acercan más a Gwyneth Paltrow sino a Gwinnie Pantone, su versión travesti en Atlantic City.

 

Amanda Bynes llega a la corte luego de aventar un bong por su ventana. ¡Un bong!

Amanda Bynes llega a la corte luego de aventar un bong por su ventana. ¡Un bong!

Había un estandar de “la perdimos” puesto bastante alto por nombres como Britney, Demi y Anne Heche, pero Amanda Bynes decidió tomarlo como palo de limbo y bailar sobre él. ¿Atropellando gente, Amanda? ¿Pidiéndole a Drake en Twitter que -y cito- “asesine tu v**ina”? ¿Amenazando con demandar a los medios que se atreven a usar fotos de tu antigua nariz? Ése es comportamiento que uno esperaría de, no sé, alguien criado por Dina Lohan…o de Axl Rose. ¿Pero de una niña bien que por tantos años nos hizo creer que era la reencarnación de Topanga? ¡No, mi dulce niña (lala-lala), ése es comportamiento inaceptable!

 

Ahora, ¿a qué le podemos achacar este cambio de 180 grados? Su padre no es ni Billy Ray Cyrus, ni Joe Simpson, así que podemos tachar esa razón de la lista. No está pasando por un divorcio, la muerte de un familiar cercano, el fracaso de su carrera, una relación lésbica, o la dieta Atkins, así que eso va fuera de la lista también. De acuerdo a lo que ella misma ha comunicado, no es recurrente usuaria de ningún tipo de fármaco o droga (cosa que ponemos taaan en duda); ni parece haber comenzado una relación amistosa con Snoop Dog.

 

 

 

¿Entonces? ¿Es culpa de los medios? ¿La presión de la fama? Y si ése fuera el caso, ¿cómo es que una Jennifer Lawrence, una Emma Watson se ven tan (aparentemente) normales? Por mi parte creo que es algo que viene en el agua que están tomando nuestras ex estrellas infantiles. Algo como el té de las tres bailarinas que les regala Nickelodeon en cuanto terminan contrato. ¡Nos estamos quedando sin celebridades adolescentes a quiénes admirar! Y cuando digo “nos” realmente quiero decir “nuestros niños” (los que no tengo, pero eso no es pretexto). Yo sólo espero que a alguien se le ocurra congelar en criogenia a Bella Thorne antes de que descubra su primera fiesta swinger. Y que Mickey Mouse nos agarre confesados.

0 Comentarios imprimir Imprimir

¿Momento de aceptar que ya perdimos a Justin Bieber?
Justin Bieber en pleno ataque a un paparazzi

Justin Bieber en pleno ataque a un paparazzi

Antes que nada. No, no soy un hater de Justin Bieber, de hecho, si me lo hubieran preguntado hace dos meses, probablemente me hubiera definido como un “Belieber” de corazón. Y no, no se vale decirme nada, porque si me van a criticar por algo, mejor háganlo porque fui al concierto de los Jonas Brothers en el Foro Sol o porque en algún lugar de mi colección de cd’s tengo uno de Era. Seamos justos. Pero precisamente porque “justo” es la palabra que va a definir este post, tenemos que llevar nuestra objetividad hasta el amplio panoráma de la industria musical y aceptar que, desde que Justin Bieber cortó con Selena Gomez, ha ido en un espiral de bajada de superestrella a Britney Spears 2007.

 

¿Qué fue del chamaco que subía sus videos a YouTube coreando canciones de Ne-Yo? ¿Qué fue del amante-como-los-de-antes que rentaba todo un estadio sólo para poderle proyectar ‘Titanic’ a su novia? ¿Qué fue de la estrella del documental ‘Never Say Never’? ¿Qué fue?

 

Todos entendemos una decepción amorosa. Es más, puedo asegurar que el 99% de nosotros hemos pasado por ahí, y ninguno ha intentado contrabandear a un chango silvestre por seguridad de un aeropuerto en respuesta. Agradezco que Selena y Justin estén juntos de nuevo (aparentemente) porque post-ruptura, Bieber se había ido a dar un paseo por el lado oscuro de la luna al más puro estilo Anne Heche. Y yo, honestamente, espero que eso cambie ahorita.

 

Recapitulemos. Justin y Selena cortan y al instante el hijo pródigo del pop es abucheado en Londres por llegar tarde a su concierto. Como si fuera boda (eso no hace); golpea a un paparazzi y es captado en cámara. Atención: no estamos en 1992 y esto no es un capítulo más de la vida de Shannen Doherty (o un episodio de The Real World Hawai); decide que de haber sobrevivido al Holocausto, Ana Frank sería una Belieber -yo, personalmente, creo que escucharía los éxitos del yodel; aparece con máscaras de gas ante los fotógrafos, no vaya a ser que su cara llame demasiado la atención, y termina con el autobus de su tour estacionado en las instalaciones de la DEA por posesión de drogas. ¿De quién estamos hablando, de Justin Bieber o de Snoop Dog porque yo ya no entiendo nada?

 

Menos mal que Selena está de vuelta, porque JB ya había pasado de “need somebody to love” a “another one bites the dust” más rápido de lo que Lindsay Lohan puede decir arresto domiciliario. Y la cosa aquí es que Justin no lo necesita. Podrán decir lo que quieran de él, pero un chavito que a los 13 años de edad se convierte en una superestrella canadiense por sus propios méritos vocales, no se puede tachar de “inútil” (pese a que el género no sea de su particular gusto). Tiene el talento, tiene los tenis Supra y a Usher moviendo los hilos. Con la paquetería Windows que le cargaron lo menos que podría hacer es convertirse en el próximo Michael Jackson, no la siguiente Amanda Bynes.

 

Ahora sólo una recomendación. Los amores pueden no durar para siempre, pero la consecuencia de actuar de manera irracional por un sentimiento de vacío, sí. Y más siendo una figura pública. Tan fácil que es borrarla de Facebook, atragantarte de helado, acribillar ‘Total Eclipse of the Heart’ en tu próxima visita al karaoke, y acabar con una coreana en una fiesta de espuma, no hay necesidad de tirar una carrera por el drenaje sólo porque la “fama” y el “ya nada me importan” ganaron en la batalla de prioridades. Y ese dueto con Will i.am, Justin, simplemente se tiene que ir. Empecemos con la recuperación. ¿Intervention, alguien?

0 Comentarios imprimir Imprimir

De Pussy Cat Doll a Presidenta de Argentina. ¿Quién iba a decir?

Existe esta frase que seguramente habrán escuchado: “Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.” Pero, todo mundo sabe que, para que una regla se cumpla debe tener su excepción y en este caso, creo haber encontrado la que aplica al famoso dicho en la forma de Nicole Scherzinger.

 

Celebrando los 40 años de carrera musical de Andrew Lloyd Webber, la alguna vez Pussy Cat Doll, Nicole Scherzinger, tomó el escenario perfectamente ataviada como una dama del buen vestir (o una imitadora de Bérénice Marlohe) para interpretar la famosa “Don’t Cry For Me Argentina” del musical ‘Evita’ y tengo dos palabras para describir lo que sucedió: ¿Desde cuándo?

 

NicoleBlog

 

Puedo o no estar exagerando pero es posible que la de Nicole sea una de las mejores interpretaciones que haya escuchado jamás de “Don’t Cry”. Y claro que eso incluye la de Madonna. De ahí la pregunta “¿Desde cuándo?” Y lo digo en serio, hasta donde yo recordaba, Nicole Scherzinger era capaz de cantar “Dontcha wish your girlfriend was hot like me…” entonada, pero más allá de eso, jamás la imaginé con la capacidad pulmonar para interpretar una melodía que requiere de gran control, de vibrato, de canto a media voz.

 

Lo tengo que admitir. Quedé plácidamente complacido y ahora veo a Nicole Scherzinger como algo más que una Pussy Cat Doll (ex juez de The X Factor) con más cuerpo que talento. Curioso como un simple video puede cambiar una percepción de manera absoluta. ¿Por qué no estamos aprovechando más a esta mujer? es mi pregunta ahora. Quítenle las botas a la rodilla, las medias de red y los ojos mapache; pónganle un Valentino, péinenla de trenza francesa ¡y alguien por favor dele un dueto con Sarah Brightman!

4 Comentarios imprimir Imprimir

Alice y Alden ¿los nuevos sweethearts del cine?

Tengo que admitirlo. Antes de ayer, no tenía idea de la sensación en la que se habían convertido de la noche a la mañana los protagonistas de ‘Beautiful Creatures’: Alice Englert y Alden Ehrenreich. Pero ahora estoy convencido.

Alden Ehrenreich y Alice Englert / Getty Images

Alden Ehrenreich y Alice Englert / Getty Images

 

El día de ayer se llevó a cabo la premiere de ‘Beautiful Creatures’ en Antara, Polanco con la presencia de los actores (y Emmy Rossum – a quien yo estaba más emocionado de conocer, dado que ‘Shameless’, la comedia que protagoniza, me parece una de las mejores series jamás creadas, pero ella no es el tema). Para cuando llegué a la alfombra roja –tarde, porque en esta ciudad, rara vez existe otra opción– el tránsito de los actores ya estaba acordonado de las escaleras eléctricas frente al Society hasta la entrada del cine, y rebosando con fanáticos del libro que, novelas en mano, gritaban emocionados pese a que no había realmente nada a qué gritarle aún.

 

No sé en qué estaba pensando. Tenía la idea de que iba a llegar a una premiere con otras cuatro personas y dos fans de ‘Phantom of the Opera’, pero con lo que me topé fue completamente lo contrario. Tal vez haya sido que el fenómeno de ‘Beautiful Creatures’ en México no alcanzó jamás niveles Harry Potterianos (y estamos hablando de una novela publicada en 2009. La posibilidad existía) o tal vez era la falta de nombres conocidos, pero definitivamente yo me esperaba una concurrencia mucho menor y mucho menos…entusiasta, digamos. Después de todo, pese a la presencia de Emma Thompson, Viola Davis y Jeremy Irons (quienes no han hecho aparición en la gira promocional) en la película, los dos protagónicos de la aventura young adult eran virtualmente desconocidos en la industria.

 

Luego de gritos afónicos, fotos con Alice y Alden y los 20 minutos que me tomó cruzar de Chilis a la sala 5, llegué a mi butaca francamente impactado. ¿En qué momento estos dos seres de bizarro apellido se habían convertido en estrellas que llenan de fanáticos las alfombras rojas y provocan euforia a la Stewart-Pattinson? Así que una vez terminada la película (sobre la cual no haré ningún juicio porque hasta donde tengo entendido no se mantuvo tan fiel al libro como algunos fans hubieran deseado, ¿y quién soy yo para criticar sin haberlo leído antes?) regresé a mi casa con la plena intención de averiguar quiénes eran estos personajes, de dónde habían salido y qué los hacía los nuevos One Direction –o algo parecido, con no tan buen pelo.

 

Lo que descubrí me aclaró muchas cosas. Curiosamente, ni Alice Englert ni Alden Ehrenreich (Los reto a repetir sus nombres 3 veces seguidas sin equivocarse) habían hecho algo trascendente en cine antes. Pequeños papeles en películas poco sonadas y series de televisión. Curiosamente, también, ninguno de los dos actores es especialmente…despampanante. Es decir, ella no es una Candice Swanepoel que sólo con aparecer ya roba miradas y él…bueno él podría ser hijo de Jack Nicholson. Entonces no nos equivoquemos. No fue por la “carita” que estos actores llegaron hasta donde están. Sin embargo, una cosa era obvia, estaba yo en presencia del nacimiento de celebridades y restos del trabajo de parto seguían regados por Internet.

 

Alden y Alice como Ethan y Lena en Beautiful Creatures

Alden y Alice como Ethan y Lena en Beautiful Creatures

Lo primero que me enamoró de estos dos rookies fue su candidez. Leerlos en entrevista resulta toda una delicia. Una vez que uno descubre que Alice y Alden habían rechazado originalmente el papel en ‘Beautiful Creatures’ porque temían la comparación con ‘Twilight’, se prende la primera llama. Cualquier persona que no esté buscando ser la siguiente Bella Swan, tiene mi voto para alcalde. Y las buenas noticias no pararon de llegar en mi investigación: los actores no habían leído el libro original, aportando una visión completamente nueva a los personajes (punto a su favor, no estaban tratando de copiar nada), la química que en la película se percibe entre ellos es aún mayor cuando están fuera del set, simplemente siendo ellos (otro punto a su favor, me recordaron a unos jóvenes Audrey Hepburn y Peter O’toole), y lo mejor de todo: ¡No se toman en serio! En algún momento leí sobre la participación de Alden en la película: “I think I could’ve been a giraffe and they would’ve been happy that somebody had the part.” ¿Qué tan increíble es eso? Hay tantas estrellas que se creen estrellas allá afuera, que llegan estos dos alumnos de la escuela anti-ego fundada por Jennifer Lawrence y no tienen más que ser para ganarse nuestros corazones. Experiencia curricular no requerida.

 

Ahora no tengo duda alguna. Alice y Alden son estrellas, y unas que aún tienen un largo camino por adelante; empezando por las secuelas de ‘Beautiful Creatures’ –libro uno de Caster Chronicles que es proseguido por Beautiful Darkness, Beautiful Chaos y Beautiful Redemption–, y otras muchas ofertas más que, estoy seguro, les llegarán. Ahora incluso estoy agradecido. No es novedad que es de este tipo de adaptaciones que el mundo consigue a sus nuevos teen idols, y vaya que nos hacían falta unos que se sintieran de pies plantados al piso y no al borde de masticarle la yugular a alguien. Curiosamente de las próximas (o recientes) adaptaciones de novelas YA al cine, son los únicos rostros que verdaderamente se pueden definir como “nuevos”. ‘Warm Bodies’ se recargó de la fama del inglés Nicholas Hoult, mientras ‘Mortal Instruments’ espera que Lily Collins pueda atraer a la audiencia joven a las salas. Alice y Alden son las verdaderas nuevas apuestas y unas por las que yo estoy dispuesto a poner todas las fichas sobre la mesa.

 

¿Ustedes cómo los ven? ¿Demasiado novatos para una industria que acostumbra comerse a sus crías o perfectos para iniciar una nueva oleada de fantasías adolescentes? Mándenme sus comentarios. Y los dejo con otra pregunta: fans de ‘Beautiful Creatures’, ¿qué les pareció la película? ¿Les hizo falta la transformación de Macon en un canino o pueden vivir sin ella? ¿Qué otras adaptaciones no pueden esperar por ver en pantalla? Hollywood ya trabaja en transportar ’50 Shades of Grey’, ‘Odd Thomas’ y ‘Divergent’ a la pantalla grande. ¿A quién(es) les gustaría ver en ellas?

0 Comentarios imprimir Imprimir

¿Por qué nadie sale del clóset en México?
Jodie Foster durante su discurso de "salida del clóset" en los Golden Globes

Jodie Foster durante su discurso de “salida del clóset” en los Golden Globes

Y no nos vamos a poner a señalar a diestra y siniestra, pero lo cierto es que ahora con la pública confesión de Jodie Foster, me quedó grabada esa duda. ¿Cómo es posible que en Hollywood se puedan contar a los famosos abiertamente gays (o lesbianas) con un ábaco y aquí en México los numeramos con las manos y nos sobran dedos? No creo que sea por falta de diversidad en el espectáculo o una ausencia de micrófonos, ¿entonces a qué se debe?

 

Crecer como hombre gay en México suena más difícil de lo que en realidad es (al menos en mi experiencia). Uno crece con la idea de que a cada esquina te van a bañar con agua bendita y prender en fuego al grito de “¡Os expulso satanás!”, y sin embargo cuando uno llega a edad de sentar a sus papás en la sala (cajita de Xanax en la mano) para pronunciar el famoso “papá, mamá soy gay”, se da cuenta de que nada ha cambiado. El cielo sigue azul, el PRI sigue reinando en México y ningún fantasma de la Navidad por venir ha venido con predicciones de un futuro nublado y sooolooo…

 

El espectáculo, sin embargo, suele ser un poco distinto. La luz pública pone a las estrellas lejos de la sala, la cajita de Xanax y sus papás, y cerca del resto del mundo. Y créanme cuando les digo que no todo espectador es tan tolerante como el amor paterno. ¿Pero es ése suficiente pretexto para esconder la orientación sexual como si de un secreto sucio se tratara? No estamos hablando de un esqueleto en el clóset, sino de un clóset que te hace sentir esqueleto. Y si hay alguien con la capacidad de empezar a borrar tabús en sociedad, ésos son precisamente los personajes con el don de la voz pública.

 

Hace poco más de diez años en Estados Unidos tampoco se oía hablar de estrellas fuera del clóset. Se especulaba de unos cuántos (curiosamente ahora abiertamente gays), pero así como el elefante rosa en medio del cuarto, todo mundo hablaba de ello a puertas cerradas, pero nadie lo expresaba públicamente. Ahora, en pleno 2013, Hollywood se abre cada vez más a la posibilidad de una industria diversa y sin nocivos rumores. Y perdón, pero levante la mano el que después de su salida del clóset borró a Matt Bomer de su wallpaper, quemó sus DVDs de ‘How I Met Your Mother’ por culpa de Neil Patrick Harris, y dejó de bailar “She bangs” con tal de no volver a escuchar la voz de Ricky Martin. No estoy ahí para contar las manos alzadas al aire, pero auguro que probablemente la respuesta fue cero.

Matt Bomer; Neil Patrick Harris al lado de su pareja David Burtka; Jim Pasons

Matt Bomer; Neil Patrick Harris al lado de su pareja David Burtka; Jim Parsons

¿Se acabaron las carreras de Ellen Degeneres, Jim Parsons o Anderson Cooper una vez fuera del infame armario? Au contraire. Si es posible estos famosos se volvieron aún más famosos luego de su confesión. No dudo que alguno que otro de sus seguidores les haya dado la espalda, ¿pero cuántos otros los respaldaron? O mejor aún, ¿a cuántos otros les hizo “lo que el viento a Juárez”? Hablando al respecto con Felipe Nájera (‘Rebelde’, ‘Corona de Lágrimas’ y muchas más, aunque él mismo hace burla de cómo la gente no se acuerda en qué ha salido), quien tuvo la posibilidad de casarse con su pareja con la reciente aprobación del matrimonio gay en México, le levanté esa misma duda. “¿Cambio algo en tu carrera después de que saliste del clóset” “Si ha cambiado. Ha cambiado para bien. Me siento una persona mucho más segura de mí misma. A mí me ha hecho evolucionar mucho como actor porque me paro en el escenario con menos pudor con el que me paraba antes, con menos miedo de que se me fuera a notar.” Ahora Felipe está en novela haciendo el rol de un padre de familia heterosexual. ¡Y no pasa nada! No se vino el mundo abajo.

 

Recientemente leí una declaración en la que se imponía que Matt Bomer no podía realizar el papel de Christian Grey (sí, de ’50 Shades of Grey’, el tema es inevitable) porque por ser gay, ya no iba a ser creíble dentro de la historia. Y yo me pregunto, ¿dónde queda la actuación? ¿La capacidad de nuestros actores de transformarse en seres completamente distintos? Hasta donde yo me quedé, Sean Penn ganó un Oscar por representar a Harvey Milk y eso no le impidió  llevar al infinito y más allá a Scarlett Johansson. ¿Por qué con Matt Bomer habría de ser distinto?

 

Jodie Foster mencionó algo muy sabio el domingo pasado durante su discurso de aceptación en los Golden Globes. “Si ustedes hubieran estado en el ojo público desde los 3 años de edad, también valorarían su privacidad.” Y por ningún motivo quiero decir con este blog, que ése no sea el caso. Pero la privacidad tiene muchos ámbitos. Nadie está hablando de fotógrafos tratando de capturar la imágen de una estrella en sus momentos de soledad, o de ventilar detalles sobre su vida privada que no incumben más que a ellos y los directamente involucrados; pero el tema “gay” es mucho más que sólo ruido de fondo de poco valor para la sociedad, o un tema que se puede abanicar con la respuesta genérica “mi novia o mi chava” cuando no hay tal. Es un arma de doble filo. Y tanto respeto a quienes han decidido mantenerlo en silencio, como admiro a quienes (los pocos quienes) se han levantado con la cabeza orgullosamente en alto por lo que son. Porque al final del día, la “normalidad” no se vuelve norma hasta que se deja ver. Y no veo a niguna pareja gay presentando su boda en la portada de ninguna revista o a ninguna doble mamá subiendo la primera foto de su bebé a Instagram.

 

Felipe Nájera ; Christian Chávez

Felipe Nájera ; Christian Chávez

Felipe Najera concuerda conmigo. Pese a que comprende que cada quién tiene su tiempo para salir del clóset, y el coraje a veces tarda en llegar -por tanto respeta a quienes han tomado la decisión de callarlo- también establece, “El decirlo por supuesto que nos hace visibles. El salir del clóset nos hace ser reconocidos. El ideal sería, como tú dices, ojalá todos salieramos e hiciéramos una fundación, una agrupación o nos uniéramos para apoyar a la gente que está en el clóset sufriendo una discriminación horrible. ¡Y por sí mismos! A veces no tanto por la sociedad. A veces los que más nos discriminamos somos nosotros mismos.”

 

No se trata de especular sobre quiénes en México serán o no serán. Porque si de hacer listas hipotéticas se trata, cualquiera de nosotros podría acabar en una sobre posibles miembros de una sociedad androide (parecen humanos, pero no lo son), y los rumores son dañinos… a veces, mucho más que la verdad. En Estados Unidos existe el Trevor Project, una asociación -apoyada por celebridades- encargada de recordarle a los jóvenes gays (que aún no sobreviven secundaria o preparatoria) que “todo va a estar bien”. Yo quisiera retomar ese mensaje que estrellas como Zachary Quinto, Tim Gunn, Chris Colfer o Daniel Radcliffe se han encargado de difundir, y enunciárselo a mi México con todas sus letras: “Todo va a estar bien”. Y aguas…porque Narnia está sólo a unos pasos dentro del clóset y nadie quiere vivir en una ciudad de fantasía.

11 Comentarios imprimir Imprimir

El Hombre Más Sexy del Año es Channing Tatum…¿o esperaban a alguien más?

Voy a empezar por contarles un pequeño relato. La semana pasada, cuando en la oficina de Quién.com nos enteramos que este miércoles la revista People nombraría al Sexiest Man Alive 2012, decidimos hacer una pequeña apuesta. El juego consistía en nombrar a un candidato de una infinita lista d sexys posibilidades hollywoodenses y aportar 20 pesos al cajón del tesorero. Hoy -14 de noviembre- soy yo el que se lleva el monto acumulado tras haber apostado un billete con la cara de Benito Juárez por la cara de Channing Tatum. Y la pregunta aquí sería…¿cómo no lo pensaron los demás siendo tan obvio?

 

Entre los nombres que se barajearon se encontraban el de Jon Hamm, el de Ian Somerhalder, Ryan Gosling, Liam Hemsworth, Robert Pattinson ¡y hasta Obama! Pero la realidad es que el Hombre Más Sexy, nombrado por la revista People año con año no es únicamente aquél con la mejor cara o el cuerpo más trabajado, pero también el que ha estado presente como Michael Keaton en los 90, como diría mi sacrosanta madre, hasta en la sopa. Y si volteamos a ver un 2012 repleto de strippers en cine, policías encubiertos en una preparatoria, esposos que ven perder a su mujer por los males de un amnesia y meses de retakes de G.I. Joe (la segunda parte que nadie pidió ni esperaba), entonces queda claro el por qué Channing Tatum se corona el día de hoy “Hombre Fantasía”.

 

¿Quién dice que no? Channing Tatum

¿Quién dice que no? Channing Tatum

El año pasado la revista People dejó ir una gran oportunidad. Tituló “i’m sexy and i know it” a Bradley Cooper, olvidando por completo que Ryan Gosling había tenido un año espectacular, y era el wallpaper de millones de mujeres alrededor del planeta. Claramente, este año no pretendían cometer el mismo error -y que conste que no estoy defendiendo la “sexytud” de Tatum, que de hecho a mí parecer tiene un cierto parecido con la mejor amiga gorila de Tarzán (versión Disney), pero el hecho de que 2012 fue sin duda el año Chaning. ¿Lo dudan? A las pruebas nos remitimos.

 

¿Cuál habrá sido la película más comentada del año? Podrían poner en el tazón a ‘Breaking Dawn’ y ‘The Perks of being a Wallflower’, pero si somos honestos fue ‘Magic Mike (por estrenar próximamente en México) la que se llevó los sudores menopáusicos de las señoras y los vistos buenos de los fanáticos de Steven Soderbergh. Además del top 3 de lo más comprado en iTunes. Y siendo Channing Tatum no sólo el protagonista, pero la estrella cuyo pasado inspiró la historia, en segundos había saltado de “ése que sale en la película con Amanda Seyfried que nadie vio” a el six pack más cotizado de la industria. Tanto así que del elenco de ‘Magic Mike’, también Matt Bomer y Joe Manganiello se lograron colar en el Top 12 de la sexy lista de People. ¡Y van a ser un musical en Broadway, por Dios!

 

Pero dejemos a un lado a los chicos del *very* Full Monty y volvamos a Channing un segundo. Luego de que en 1987 Johnny Depp protagonizara una serie policiaca llamada ’21 jump street’ y pasara sin pena ni gloria a la historia, el mundo volteó los ojos como sólo Kristen Stewart sabe hacerlo en presencia de un reporteto, cuando se anunció que Tatum y Jonah Hill revivirían la trama y la convertirían en una palomera comedia adolescente. ¡Pero oh sorpresa! La cinta terminó no sólo por ser un éxito en taquilla, pero una franca bofetada con guante blanco para todos los críticos que la subestimaron. Rolling Stone la acabó llamando, “¡A Blast!” y el New Yorker “Una comedia salvaje”.

 

Me voy a saltar ‘The Vow’, porque aceptémoslo después de ‘The Notebook’ nada que haga Rachel McAdams que involucre un amor incosolable puede volverse a ganar el amor de sus vasallos, pero quisiera tocar otro tema clave que sí se convirtió en pista básica para adivinar que Channing Tatum sería el Sexy más Sexy 2012. Recordarán que ‘G.I. Joe Retaliation’ estaba programa para estrenar en junio de este año, pero movió su premiere a marzo del próximo. ¿Cuál fue la razón? Oficialmente, los productores decidieron agregar una tecnología 3D a la cinta que dejaría a James Cameron marchando de rodillas a la Villa, pero extra-oficialmente, luego de un focus group en el que se presentó la película y la muerte temprana del personaje de Tatum (quien en el guión original moría básicamente en los primeros minutos de la cinta), los realizadores notando que acababan de cometer el peor error de la historia (después del casteo de Katie Holmes para Batman, claro está), tuvieron que regresar al set con Channing Tatum agregando muchas más escenas al arco de su historia y básicamente esquivando una bala que de otro modo hubiera enterrado la secuela…vaya, mucho más profundo que la primera.

 

¿Entonces queda duda del por qué People nombra a Channing Tatum su Sexiest Man Alive? Si somos sinceros ningún otro actor logró en el año lo que él. Y, aunque en efecto, un Robert Pattinson o Ian Somerhalder pudieran tener la victoria en “la cara más de porcelana”, participar en una serie de CW o una película de Cronenberg que sólo la mamá de Cronenberg vio no te da los suficientes puntos para colocarte en la cima. Acuérdense que esto es como un juego de Sims, y el que se queda en su casa…perdió su silla (así va el dicho, me parece.) Pero externen su opinión, mis estimados lectores, ¿quién para ustedes debió haber ganado el Sexy Back del año y por qué? Y por favor…nadie diga George Clooney.

3 Comentarios imprimir Imprimir

¿Podría Disney arruinar Star Wars más de lo que ya hizo Jar Jar Binks?
El infame Jar Jar Binks

El infame Jar Jar Binks

No sean prontos al contestar. Sé lo que muchos están pensando: “¡Nada en este mundo podría arruinar ‘Star Wars’ más que Jar Jar Binks en Phantom Menace, 1999!” Pues agárrense de sus lightsabers, que les tengo una noticia que bien podría poner en duda toda la fe que les quedaba en la credibilidad de ‘Star Wars’, luego de que alguien *cof George cof* decidiera que Hayden Christensen era una gran cara para Darth Vader. Ahora que Disney compró Lucas Films por cuatro billones de dólares, la compañía ha anunciado que ya prepara una trilogía secuela a las primeras cintas de ‘Star Wars’; es decir, para el 2015 podremos disfrutar del Episodio 7, 8 y 9 de una historia a la que, ya en serio, ¿qué más jugo le pretenden sacar?

 

Jamás me he considerado un ‘Star Wars’-fan de hueso colorado. Vaya, nunca he asistido a una Comic Con disfrazado de Chewbacca y las paredes de mi recámara han vivido libres de la figura de la Princesa Leia en un bikini metálico desde mi dulce adolescencia en los 90′s. Pero sé reconocer una joya del cine de culto cuando se me pone de frente, y sé identificar los signos de “Peligro” cuando un ícono de la cultura pop está por ser triturado como sólo ‘Tron’ (en paz descanse) puede exponernos ahora. Pero nadie va a venir aquí a tacharme de precoz y subjetivo así que analicemos con calma y cabeza fría los pros y contras de esta inevitable secuela.

 

De acuerdo a lo que se ha anunciado, a diferencia de los Episodios 1, 2 y 3 de ‘Star Wars’, esta nueva entrega no relataría el pre de la historia que Carrie Fisher y Harrison Ford hicieran famosa en 1977, sino el post. Es decir, ¿qué pasó luego de que nuestros héroes acompañados de peludos Ewoks y un bizarro piloto con cara de pez (o Penny Marshall, si quieren) lograron destruir la Death Star y pusieron a descansar en paz a Darth Vader en una fogata a la luz de la luna en Endor? (Estoy más lleno de referencias geeks de lo que se imaginarían). En efecto…¿qué pasó? La respuesta correcta sería “nada”. El Emperador ha muerto, Luke se ha deshecho de todos sus complejos de Edipo y ha redimido la imagen de Anakin (a.k.a Vader) con un último adiós, y Leia ha descubierto que todos esos años de usar trenzas de pan danés sobre el pelo le han servido de algo: la conquista de Han Solo. ¿Qué más queda por contar?

 

'Star Wars', la cinta que lo inició todo

‘Star Wars’, la cinta que lo inició todo

Cierto, podríamos viajar a un futuro en el que C3PO ha enloquecido y conquistado el universo a la manera Skynet, y el único que puede salvarnos ahora es el espírituo de Yoda; podríamos hilar una trama Caín vs Abel en la que Leia y Luke descubran que sólo un jedi puede permanecer vivo en el universo y por tanto deben pelear a muerte en una batalla televisada a más de un planeta –sí, Suzanne Collins podría demandar, pero la idea generaría millones; o podríamos seguir el camino del hijo de Leia y Han Solo: mitad jedi, mitad Indiana Jones, quién sabe qué clase de conflictos se podrían desatar. Pero si somos realistas, los guionistas de Disney tienen mucho que trabajar si quieren revivir una historia cuyo villano principal ha quedado sepultado junto con los restos de un conflicto “Fuerza contra Lado Oscuro” que ahora sólo se recuerda como suspiro en los rincones del planeta Naboo (y las referencias siguen llegando.)

 

Por otro lado, a menos que los productores pretendan que Carrie Fisher viva sobre un bio-shaker de aquí al 2015 y Harrison Ford en una dieta a base de red bull, me parece un severo conflicto que los actores que hace 35 años conocíamos como jóvenes y energéticos, ahora se vean como contemporáneos de Sally Field. Y si ‘The Kingdom of the Crystal Skull’ no fue suficiente para demostrar que Ford ya no es el galán que en los 80′s arrancaba suspiros en un sombrero de cuero y colgado de un látigo, tal vez el recordatorio de la edad actual de los protagonistas de la saga, lo sea: Mark Hamill (61), Harrison Ford (70), Carrie Fisher (56), Anthony Daniels (66), Chewbacca (Imposible de saber, se conserva en excelente estado.) Y si el plan es traer nuevas caras a la trilogía, les tengo una recomendación: Nadie se queja de un buen Liam Neeson, de un excelente Ewan McGregor o una más que encomiable Natalie Portman, pero por favor, si el apellido es Christensen y el nombre Hayden: talento mata carita.

Así se ve Mark Hamill (Luke Skywalker) en la actualidad

Así se ve Mark Hamill (Luke Skywalker) en la actualidad

 

Último concepto para no eternizarme en el poder. Luego del estreno del Mufasa de los Star-Fans, llámese los Episodios 1, 2 y 3 de la saga, el mundo cinéfilo quedó en absoluta desconfianza con el nombre Lucas Productions. Para muchos, estas tres últimas películas no son más que palomeros intentos únicamente aceptables para un domingo en HBO, pero para otros aficionados hardcore representan la muerte de todos los valores de la Confederación. Ahora con el anuncio de Disney tomando cargo de la saga, algunos de estos fanáticos de renombre ya externaron sus opiniones, y tengo que decirlo, pese al optimismo, se alcanza a leer una capa de desconfianza que ni con las sonrisas manufactaradas por Mcnamara & Troy se puede ocultar:

- JJ Abrams: “Parte de mí. Encantado. Parte de mí. Aterrorizado.”

- Jon Favreau: “Tengo tantas ganas de que sea buena.”

- Robert Rodriguez: “La legacía de George Lucas tiene que continuar en manos capaces.”

- Kevin Smith: “Seré el primero en hacer fila para lo que sea que hagan.”

 

A mí me queda un argumento por generar (y del cuál me gustaría hacerlos partícipes en la caja de comentarios). Más allá de lo que Kathleen Kennedy (encargada del nuevo proyecto y cuya filmografía como productora incluye las fantásitcas ‘E.T.’ y ‘Goonies’) pueda generar con esta secuela, una pregunta nos queda por realizarnos –gramática Yoda, ¿lo notaron?– ¿Es necesario revivir una cinta que sin necesidad de nueve franquicias en su haber ya alcanzó la inmortalidad? El status que ‘Star Wars’ mantiene en jóvenes y no tan jóvenes generaciones es uno que no se puede superar. Es referencia básica en Hollywood y no requiere de un refrito o relanzamiento para mantenerse vigente. A diferencia de historias como ‘Judge Dredd’, ‘Star Wars’ no se olvida, y un simple conteo de todos los disfrazados de Stormtroopers en tu convención de cómics más cercana lo prueba. ¿Entonces por qué arreglar algo que no está roto? Sin intención alguna de ver el vaso medio vacío, me quedo con una preocupación. Así como Disney nos puede regalar un relanzamiento excelente como se hizo recientemente con Batman, podría caer en el abismo de lo irrecuperable (¿alguien quiere cuestionárselo a Tim Burton y su Alicia en el País de las Maravillas?). Entonces, ¿vale la pena o no? Hazme saber tu opinión…y que la fuerza te acompañe.

25 Comentarios imprimir Imprimir

Los 5 videos que hacen de Darren Criss una persona increíble
Darren Criss / Getty Images

Darren Criss / Getty Images

Si este post se lee como una oda al “increíblismo” de Darren Criss es porque lo es. Pero no sale de la nada. No porque necesite un pretexto para ennumerar las cinco razones que hacen de Darren Criss uno de los personajes más geniales de la cultura pop actual, pero curiosamente hoy sí la tengo.

 

Razones para amar a este actor de ‘Glee’ sobran, pero su talento sin duda se encuentra en la cima de la lista…y su falseto…y sus lentes de pasta rosas; y hoy, de la manera más azarosa, se me presentó la oportunidad de realizar un conteo -su top 5, si quieren- gracias a su participación en el Outfest donde, a favor del matrimonio gay, interpretó ‘Happy to keep his dinner warm’, canción usualmente cantada por una mujer en la obra ‘How to succeed in business without really trying’ –musical en el que participó en Broadway en enero de este año luego de que Daniel Radcliffe dejara el prtoagónico.

 

Llamémosle pues a este video nuestro No.5 del ranking que titularemos: “Los 5 videos que hacen de Darren Criss una persona increíble.”

5. Sobre ‘Happy to keep his dinner warm’ Darren Criss explica, “Escuché esta canción cuando era joven y pensé, ‘¡Qué buena es! Qué lástima que nunca voy a poder cantarla porque es una canción de niñas. No sabía que 15 años después iba a estar en un show de televisión donde los pronombres realmente no importan, y que iba a poder cantar todo tipo de canciones femeninas o masculinas.” ¿Qué es increíble de esta presentación? Darren cambia la letra en la última estrofa para explicar que sólo le va a poder calentar la cena a su “hombre” si el estado de California legaliza el matrimonio gay. OJO: Darren Criss no es gay y no se cansó de repetírselo a Ellen Degeneres aquella ocasión que la visitó en su set para pedirle que hiciera una segunda parte de ‘Finding Nemo’……………..o eso dice él.

Imagen de previsualización de YouTube

4. ‘Belle’ de ‘Beauty & The Beast’. No es novedad que Darren está obsesionado con la música de Disney: ‘The Little Mermaid’, ‘Lion King’ y ‘Hercules’ son sólo algunas de las películas que lo impulsaron a comenzar a cantar y subir sus videos a Internet. Básicamente ésa fue la manera en la que entró a ‘Glee’. Y si quieren ver cómo se ve su pelo cuando no está aplacado por -alrededor de- 8 litros de Alberto VO5 éste es el video para conseguirlo. ¿Qué es increíble del clip? Lo poco ensayado de la canción. Darren va leyendo la partitura al tiempo que la canta y no puede evitar uno que otro error, además de que resulta de lo más simpático que de pronto se detenga en medio de las estrofas para explicar lo que iría pasando si estuviéramos viendo la película.

Imagen de previsualización de YouTube

3. ‘Have yourself a merry little christmas’. La hemos oído de todo mundo, desde Frank Sinatra hasta Michael Buble, pero la pasión que le otorga Darren al villancico es una que nos hace desear que sobre su cabeza cuelgue un ramillete de muérdago. ¿Qué hace la presentación increíble? Quisiera decir que el bow-tie a rayas que decidió utilizar para la ocasión, pero sé que es salirme del tema. Así que voy a resumir todo lo que es fantástico de este número en una sencilla palabra: sus ojos is-it-christmas-yet?

Imagen de previsualización de YouTube

2. ‘Part of your world’ de ‘The Little Mermaid’. Y volvemos con la obsesión con las películas de Disney. Y juro que aunque esté cantando en la voz de Ariel él mantiene ser 100 por ciento heterosexual. La diferencia con nuestro video increíble número cuatro es que en esta ocasión Darren toma su guitarra, se sube en un avión hasta Nueva York y le dedica a los Príncipes Erics allá afuera el famoso “parte de él” en vivo y a todo color. ¿Qué hace increíble este video? ¡Sus gestos! Sus gestos lo son todo. Cada frase de la canción está básicamente actuada por sus cejas, y la forma en la que el público le responde el “What’s it’s name again…?” me hace creer que Joe’s Pub (lugar donde fue grabado) debe ser uno de los lugares más mágicos sobre la tierra.

Imagen de previsualización de YouTube

1. ‘Teenage Dream’ de Katy Perry…sin Katy Perry. Y especifico que es “sin” el sueño californiano de todo amante de las pelucas azules, porque Darren ya tuvo oportunidad de cantarla alguna vez con ella. El video que elegí es una presentación para ‘Seven’ de Mtv y la razón es sencilla: ¡Hace lo que quiere con la canción! Sube, baja, finge la voz, detiene el piano, creo que en algún momento tose en medio de un enunciado y eso es precisamente lo que hace de esta presentación nuestro momento increíble número uno en la historia de Darren Criss en YouTube. Pongan atención, justo al final de la última estrofa antes de entrar al segundo coro, Darren sube la voz a un agudo Mariah y de ahí retoma el puente de una manera que -al menos a mí- me pone la piel chinita. Y las caras de las personas que lo están viendo desde el público lo dicen todo…

Imagen de previsualización de YouTube
8 Comentarios imprimir Imprimir


Las opiniones que se presentan en la sección de blogs de quien.com son responsabilidad única de sus autores y no representan el punto de vista del sitio ni de Grupo Expansión.

  • Hollywoodólogo, cinéfilo y tv adicto, Iv Moony ha dedicado el entero de su vida a rastrear lo más inconcebible del espectáculo. Ahora en No Mad Men encuentra el escaparate perfecto para ventilar todo lo que la industria no quiere que sepas, poniendo en peligro su seguridad, integridad física y colección de afiches de Jake Gyllenhaal.